Left panel

Click anywhere outside panel to close it.

Se creyó princesa.

se creyo princesa

Cuando nació, lo hizo con los ojos abiertos, cosa que no era común. Desde el primer momento se supo: era todo un soñador. Ojos grises y despiertos, el brillo de su mirada no tenía comparación. Fue el orgullo de su padre, un hermoso y sano varón.

Día a día el niño crecía y no dejaba de mostrar su inteligencia superior; caminó antes que el promedio, al año y medio habló, y antes de los tres su primer libro leyó.

Sus padres se enorgullecían y sus dotes presumían ante el montón, en la gente el niño despertaba admiración,  su inteligencia sorprendía, y su belleza no dejaba de llamar la atención.

El niño poco a poco creció, y aunque era inteligente en la escuela no gustó, carecía de amistades pero eso no le importó: en los libros su refugio encontró; Y entre tantos que leyó, uno solo le encantó: una historia de princesas le robó su corazón.

El pequeño aún inocente de princesa se soñó, y entre sábanas y toallas su vestido construyó, de mamá tomó prestados los zapatos de tacón, y a su osito de peluche como príncipe nombró. Se miró en el espejo y la magia descubrió, ¡pues vestido de princesa, como nunca se sintió!

Ya carritos no quería y a su padre preocupó: le encantaban los juegos de niña, el rosado y las historias de amor. No quería ya balones, sino flores y lociones, más su padre a esta idea por completo se negó.

Y los años transcurrieron, el niño en joven se convirtió, definida tenía ya su idea: él era princesa y no gladiador.

En la escuela conoció a quien sería su primer amor: tez morena, ojos oscuros, y se llamaba Ramón. Sin darse cuenta se encontraban ante una enorme situación, y es que ambos se gustaban, pero temían declarar su amor.  En los baños de la escuela descubrían su pasión, pero nadie sospechaba semejante “perversión.”

Más un día ahí los vieron y sus mundos destruyeron…

Su padre no lo creyó, y su hijo le confrontó:

  • No comprendes, no me entiendes: no es capricho ni confusión: desde pequeño lo supe, era distinto al montón.
  • Hijo mío entra en razón y no rompas mi corazón. Eres mi único varón, lo que dices va en contra de las leyes del señor. 
  • Perdóname padre, pero no es ningún error: soy princesa aunque te duela, no puedo ir en contra de lo que dicta mi corazón.

De repente un gran estruendo: salía Ramón de dirección, y su padre le golpeaba y llamaba abominación. Ramón su cabeza agachaba, algunos golpes esquivaba… Su hermano mayor también le esperaba, y le botó de una patada, del pelo le tomaba y gritaba:

  • ¡A ver si así te haces hombre, semejante maricón!

El chico lloró y sus labios se mordió, su vista apartó de tan cruda reacción. Impotente se sintió de ver como maltrataban a quien amó…

  • Si has de golpearme también, hazlo. – y su cabeza agachó.

Su padre al verlo comprendió y en un abrazo le resguardó.

El muchacho no entendió ¿a Ramón le golpeaban y a él su padre lo abrazaba?

  • Siempre lo supe – su padre confesó- pero mi alma se cegó, mi ser lo negó… tuve miedo de aceptarte y de abrir mi corazón, te obligué a rechazarte y a esconder tu verdadero yo. –A los ojos le miró, y sonriendo prometió– No me importa a quién ames, ni su sexo o religión… Soy tu padre, eso no cambia, siempre tendrás mi apoyo y mi total amor.

Ese día algo cambió, aquél chico por primera vez libre y vivo se sintió, su corazón por fin respiró y una nueva persona en él nació. Lo cambiaron de la escuela, y más que nunca su inteligencia brilló, pronto terminó y a la universidad asistió. Con honores se graduó, en doctor se convirtió. Y aunque sus padres le amaban y por completo le apoyaban, en el fondo él se guardaba aún un tremendo dolor:

¿Qué habría sido de Ramón? ¿con su misma suerte quizá corrió? quiza su padre cambió y el perdón tocó su corazón… 

El muchacho lo buscó, pero nunca le encontró. Pasaron los años, aquél exitoso médico en París se estableció. Un día su padre le llamó:

Encontramos a Ramón, debes ver su condición. – El primer vuelo tomó, y al llegar su corazón se encogió:  su tez morena estaba sucia y sin color, sus ojos oscuros estaban muertos, de su fornido cuerpo hoy sólo quedaban huesos… Con la voz entrecortada el muchachó preguntó

  • Ramón ¿qué demonios te pasó? – Con pocas fuerzas aquél deplorable Ramón le contestó:

  • Mi familia nunca lo aceptó, mi padre pronto me corrió, de su mundo me exilió… Intenté encontrar trabajo, pero mi homosexualidad muchas puertas me cerró, nadie quiere a un “maricón.”los labios se mordió– Tuve hambre, tuve frío, pero un hombre me encontró y comprar mi cuerpo ofreció. Ésa fue la solución, la prostitución; pero mi cuerpo enfermó, mi sangre se contagió… Y heme aquí tirado ahora, como un pobre perdedor. Me creí princesa y terminé como bufón, mírate tú en cambio: eres reina, con castillo, trono y bastón.

El joven lo recogió y a los mejores hospitales le llevó, por su vida luchó pero muy tarde le encontró, Ramón murió, y en su agonía confesó:

  • La diferencia entre nosotros fue un padre que te amó, y otro que su corazón me cerró.

El amor puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte, tenlo siempre muy presente: no juzgues a un corazón valiente.

 

AdriannaRossi
REGRESAR

6 COMENTARIOS

feb 22
Thomas
This design is wicked! You obviously know how to keep a reader entertained. Between your wit and your videos, I was almost moved to start my own blog well, almostHaHa! Wonderful job. I really enjoyed what you had to say, and more than that, how you presented it. Too cool!
dic 16
Mark
Hi! This is my first visit to your blog! We are a
dic 7
Thomas
I needed to thank you for this good read!! I certainly enjoyed every little bit of it. I've got you bookmarked to check out new stuff you post
jun 17
Luis Guadalupe
Hola Adrianita. Muy bella historia y muy bella narrativa tuya, te felicito. Tienes un gran talento para ello. En cuanto a la historia, dos realidades iguales tuvieron respuestas distintas y consecuencias opuestas. Un abrazo. LUCHO
jun 8
Kat
Volvería a leer este texto un millón de veces. Qué talentazo tienes, chica ¡transmites tanto con lo que escribes! No te exagero si te digo que me he emocionado mientras leía, Jaja. Qué pena que el final de uno de ellos sea tan trágico, qué pena que en la vida real ocurran cosas semejantes. Por suerte la homosexualidad de cada vez está más aceptada, poco a poco hay más padres como el del protagonista. Lamentablemente, no son todos. Aún queda camino, pero se conseguirá. Mi mejor amigo es gay, tengo otros amigos gays y lesbianas, y tienen suerte de tener historias más alegres :) Que me ha encantado el relato y tu forma de escribir, un saludo!! http://moshaool.blogspot.com.es/
jun 8
Cecy
Me encanto !!!!!!, linda reflexion en forma de poema, te felicito !!!!!!.